Saltar al contenido

Picadura de medusa no desaparece

Picadura de medusa no desaparece

Las picaduras de medusas, es una herida que se produce por el rose de la piel con el tentáculo de una medusa. Lo que trae como consecuencia una inyección de veneno, que se convierte en una roseta gigante, con enrojecimiento, produciendo ardor, dolor y picor.

En algunos casos dependiendo del tipo de medusa puede trascender a otros síntomas como: vómito, mareos y dolores de cabeza. Las picaduras de medusas por lo general tienen una duración de 72 horas, sin embargo puede durar un poco más bajo algunas condiciones que tenga la persona.

Ya sea por edad, por alguna enfermedad en particular o simplemente porque el tipo de veneno de la medusa es muy potente. Cuando una picadura de medusa no desaparece, puede ser que se haya infectado por estar en contacto con el agua o por el exceso de exposición del sol.

¿Qué hacer si la picadura de medusa no desaparece?

Si al pasar el límite de tiempo para que sane la herida, está aún se encuentra presente en el cuerpo, es posible que también se haya incrementado los síntomas. Por eso inmediatamente debe acudir a un médico. Este le administra el tratamiento adecuado, para que la recuperación sea rápida y sin consecuencias.

Este fenómeno es muy común. Muchas personas no logran superar la sanación de la herida de picada de medusa en las 72 horas. Sin embargo, con una buena asistencia médica y un tratamiento es posible que desaparezca rápidamente.

Recomendaciones ante la picadura de medusa

Muchas de estas recomendaciones son idóneas para atender de manera primaria, a una persona que haya tenido una picadura de medusa. Y que además podrá superar más rápido la lesión.

  • Lo primero que no debe hacer es rascarse o frotarse la zona afectada. Por más intensa que sea el picor, el roce de las uñas con la piel puede romper y seguir inflamando la herida. Lo más curioso es que entre más se fastidie la zona, la sensación de picazón se incrementa mucho más, esto a consecuencia de la hipersensibilidad en la piel.
  • Desde el primer momento en que se suscite la picadura de medusa, es importante que se retiren los restos de los tentáculos de la herida. Esto debe hacerse con guantes y con una pinza. Porque si se entra en contacto directo con estos restos de medusas, conseguirá contaminar otras partes del cuerpo.
  • Se debe realizar un lavado con agua salada. Ya sea de mar o solución fisiológica, cuando ponga en contacto la herida con el agua, no la frote, porque si no es posible que esparza el veneno o que inflame aún más la zona afectada.
  • No es necesario abrir la piel, ni tampoco chupar la herida para extraer el veneno.
  • Para disminuir la sensación de picor y dolor, las duchas de agua caliente son ideales para calmar esos malestares.

Alternativas casera para la picadura de medusa

Uno de los ingredientes que se puede utilizar por ser un líquido ácido es el vinagre. Este ayuda a depurar los tejidos donde se encuentran alojadas lo aguijones, las cual el ácido irá eliminando con cada aplicación.

Otro ingrediente ácido que cumple la misma función, es el tomate. Con tan solo colocar una rodaja de tomate sobre la herida, será suficiente para comenzar la depuración de los tejidos.

Tratamiento tradicional para la picadura de medusa

Los tipos de fármacos más recetados para la recuperación de una herida por picadura de medusa son:

  • Ungüento de cortisona. la aplicación de estas cremas, es realmente importante. Ya que permite que la herida se seque y sane en muy poco tiempo. Además su finalidad es la cicatrización y cierre de la herida.
  • Los lavados son imprescindibles, por ello para mantener el área limpia, se utiliza solución fisiológica. Después se procede a la aplicación de las cremas antisépticas. La herida deberá ser cubierta para protegerla de la exposición al sol o evitar el contacto con el agua.
  • Se sugiere siempre el consumo de analgésicos que sirvan para calmar los intensos dolores que propicia la picadura. Además es muy común que se presenten dolores de cabezas o fiebre. Por lo cual el consumo de acetaminofén o paracetamol sería perfecto para calmar estos síntomas.
  • Y por último, agregar un antialérgico al tratamiento, ayuda a superar el enrojecimiento y rebajar la roseta que tiene la piel.