Saltar al contenido

Picadura de medusa orina

Picadura de medusa orina

Con la llegada del verano viene el calor, el sol radiante, las visitas a la playa, los bronceados, la diversión y por supuesto, las picaduras de medusa. Y en asociación a todo esto surge también el mito de la picadura de medusa orina el cual estaremos desmintiendo.

¿De dónde nació el mito de usar orina para las picaduras de medusa?

Muchas personas aseguran que esta loca idea de usar la orina para sanar una picadura de medusa nace de un capítulo de la tan afamada serie estadounidense Friends. La verdad es que esto no es así, este remedio casero data de varios cientos de años atrás y se usaba muchísimo en los medios rurales del mundo entero.

Pero, no es muy relevante saber de dónde vino este remedio, sino conocer que no sirve. Ya ha sido revelado por múltiples estudios científicos que este no es más que un mito que no ayuda para nada con la lesión, sino que más bien puede agravarla.

¿Por qué no funciona la orina?

La orina de los seres humanos está compuesta por agua, electrolitos, entre ellos el sodio, el amoniaco y bacterias de diversa índole. Además de que no resulta un método higiénico, esas bacterias presentes en la orina pudieran penetrar el tejido dañado y generar una infección en el área de la lesión.

Pero además de esto también es importante saber que el amoniaco presente en el fluido corporal empeora la herida más que sanar. Y a menos que la persona que orina esté realmente deshidratada la concentración de sodio es bastante baja en el líquido. Es decir, que la orina se comporta como agua dulce, empeorando el dolor y la lesión.

La quemadura se produce por el roce de la piel con los tentáculos de la medusa, que contienen unas células llamadas nematocistos, la cuales producen un veneno bastante tóxico. Varias de estas células se mantienen adheridas a la piel y los cambios en la presión o en el ambiente químico provocan que sigan liberando el veneno.

La orina, al ser poco concentrada y con una alta concentración de amoniaco provoca un desequilibrio físico-químico en los nematocistos reduciéndolo a producir cada vez más veneno. Esto causa que se mantenga el estímulo lesivo y cada vez sea peor la condición del tejido. Por esto no debe usarse bajo ninguna circunstancia, según lo indican los científicos y todos sus estudios.

¿Qué funciona para la picadura de medusa?

Las investigaciones que contraindican el uso de la lluvia dorada como un remedio natural para tratar esta afección han servido también para determinar cuál es la correcta forma de actuar frente a este problema. Lo ideal sería usar vinagre a chorro durante medio minuto sobre la herida, ya que este ácido es capaz de suprimir la expulsión de veneno.

Sin embargo, hay una gran desventaja con este remedio, y es el hecho de que nadie se acuerda de incluir en su bolso de viaje a la playa un bote de vinagre, por lo cual es difícil tenerlo a la mano. Incluso en los puestos de primeros auxilios de las playas es difícil encontrar este producto.

En el caso de que no se posee ácido acético al alcance del herido por medusa se puede lavar la herida con agua de mar o con solución salina isotónica o hipertónica, pero nunca con agua dulce. Estas primeras soluciones si bien no alivian mucho el dolor mantienen el medio hipertónico al que están acostumbradas las células nematocistos evitando que sigan secretando veneno.

Mientras que el agua dulce causa el efecto contrario, por lo cual debe evitarse a toda costa su uso. Si lo único que se tiene es agua dulce lo mejor es ni siquiera tocar la herida. Otro detalle de mucha importancia es evitar tocar la herida con las manos, ya que pudiéramos extender el efecto del veneno también a este otro miembro.

Otro de los elementos importante en el tratamiento es retirar estas células o restos del tentáculo de la medusa, pero para ello se deben siempre usar unas pinzas. Evita rozarla con toallas o con otro medio físico, ya que más que retirará los restos estarás expandiéndose y por la presión también se estimula la secreción de veneno.