Saltar al contenido

Picadura de medusa tratamiento natural

Picadura de medusa tratamiento naturales

Ir a la playa es quizás una de las cosas más sabrosas que existen, y la verdad es que todos esperamos que llegue el verano para acercarnos a la orilla y darnos un buen baño. Lamentablemente en las aguas marinas no solo hay diversión, también podemos sufrir de accidentes o picaduras por medusas. Pero no te angusties, informarte bien sobre la picadura de medusa tratamiento natural y tenlo presente en caso de emergencias.

¿Cómo ocurre la picadura de medusa?

Para poder entender el porqué de cada uno de los procedimientos que usarás para tratarla de forma natural la picadura de medusa se hace necesario primero comprender cómo ocurre esto. La verdad es que esta no es una picadura, las medusas no pican, pero sí producen un veneno bastante potente que afecta a nuestra piel y le causa mucho dolor.

Cuando nuestra piel se encuentra en contacto con los tentáculos de la medusa ocurre la lesión, solo se necesita un leve roce para producir el daño. Posterior al roce pueden quedar adheridos a la zona restos del tentáculo o solo las células nematocistos, que son las que producen el veneno del que hablábamos y causan la quemadura.

Evidentemente, mientras estas células permanezcan se seguirá sintetizando y secretando el veneno produciéndose más daño. Los cambios en la presión, en la estructura química o física de las células o de su ambiente es lo que provoca la expulsión del veneno.

¿Cuál es el tratamiento natural?

Como podemos ver el objetivo principal del tratamiento es evitar que se siga produciendo daño a la piel y ya luego tratar la lesión ocasionada; y para esto tendremos que usar varias estrategias. Es importante destacar que todo lo que te mencionamos ya ha sido demostrado por los científicos y resulta ser eficaz.

Se debe lavar con vinagre

Está demostrado que el vinagre contiene una dosis de ácido acético adecuada para neutralizar el veneno producido por las células de las medusas. Por lo tanto, un lavado a chorro por medio a un minuto ayuda mucho para aliviar el dolor y otros síntomas de la quemadura.

Retirar los restos

Si queremos evitar la progresión de la lesión es necesario eliminar las células y restos de medusas que están produciendo el veneno. Esto lo tenemos que hacer con unas pinzas, ya que si usamos nuestras manos podemos terminar esparciendo el daño a la mano también.

Tampoco se debe frotar la piel con toallas, arena o ningún otro medio físico, ya que al ejercer presión sobre estas células se libera más veneno. Además, el frote contribuye a esparcir los nematocistos, afectando una región más grande que al inicio.

No al agua dulce

Si no cuentas con vinagre para lavar la quemadura de forma inicial puedes usar solución fisiológica o agua de mar, pero nunca agua dulce. El agua de mar o la solución fisiológica mantienen un ambiente parecido al que están acostumbrados los nematocistos, mientras que el agua dulce desequilibra este ambiente impulsando la producción de veneno. Por eso, si solo tienes agua dulce para lavar la herida es preferible ni tocarla.

No usar orina

Se tiene la errónea creencia que la orina mejora los síntomas y no es así. La orina es rica en amoniaco, además, a menos que se tarde de una persona deshidratada se constituye de un líquido hipotónico; ambas características inducen la secreción de mayor cantidad de veneno aumentando el daño.

También es importante recordar que todas las personas tenemos bacterias en nuestra orina, por lo que al orinar sobre otra persona también le pasaremos estas bacterias. Esto resulta además de antihigiénico bastante peligroso, favoreciendo de gran manera a la colonización bacteriana de la picadura de medusa y su posterior infección.

Hielo

El uso de compresas de hielo va a favorecer la desinflamación del tejido y aliviar un poco el dolor que siente el individuo. Pero, este debe ser usado con cautela, ya que de forma indiscriminada pudiera terminar causando aun mas daño. Es importante no usarlo hasta no haber retirado los restos de medusa para no impulsar la secreción de veneno y tampoco pegarlo directamente a la piel para no quemarla.

Limpieza con yodo

Una vez que se hayan retirado los restos y la persona afectada se sienta mejor deberá proceder a limpiar la lesión con yodo, a diario para evitar que se infecte. Como cualquier otra herida esta puede infectarse si no se toman las medidas higiénicas adecuadas.